La duración de la lactancia materna ha variado a través de la historia dependiendo de factores culturales, raciales, sociales, médicos y especialmente personales.

Actualmente la OMS/UNICEF recomiendan el amamantamiento exclusivo hasta los 6 meses y luego la introducción de papillas complementando la lactancia materna hasta los 2 años y mas, según esto, se considera lactancia materna prolongada aquella que se continúa más allá de los 2 años.

En este período la calidad de la leche no cambia, solo disminuye su volumen, probablemente por la menor demanda del niño que ya está recibiendo otros alimentos y líquidos. La composición de la leche se mantiene constante y solamente se producen variaciones en el contenido de lípidos que depende en gran parte de la dieta materna.

Los niños continúan necesitando la succión como mecanismo de consuelo y comunicación con su madre. El apoyo emocional que nuestros pequeños reciben al mamar, al estar en contacto con el cuerpo materno continúa siendo necesario para tranquilizarse, especialmente cuando se ven enfrentados a situaciones que le provocan dolor o miedo.

Aunque no son muchos los estudios acerca de los beneficios de la lactancia materna prolongada, se sabe que a menor duración de la lactancia existe mayor riesgo de  enfermedades infecciosas en el niño, esto porque el sistema inmunológico madura entre los 2 y los 6 años, siendo de gran importancia los anticuerpos y otros factores inmunológicos que la madre entrega a su hijo a través de su leche.

También se ha demostrado que aquellos niños que fueron amamantados durante más tiempo, tienen menos probabilidad de presentar enfermedades cardiovasculares y menos obesidad cuando adultos,

Existe relación entre la duración de la lactancia materna y un mejor desarrollo cognitivo, de habilidades motoras, de lenguaje y de agudeza visual. Esto se explica porque el desarrollo del sistema nervioso central continúa más allá de los 2 años y es muy probable que los beneficios se mantengan mientras dura la lactancia materna.

Se ha demostrado que  existen enfermedades como el cáncer de mama, la osteoporosis y las fracturas que se asocian a menos meses de amamantamiento. No existe evidencia científica que demuestre que la lactancia materna prolongada perjudique a las madres.

“No existen ni indicios ni evidencias científicas de que la lactancia prolongada cause enfermedad psíquica ni física ni al hijo ni a la madre, por lo que no hay razones médicas para recomendar el destete por motivos de edad”.

Referencia:

  • “Lactancia  Materna: una guía para la profesión médica”  Ruth A. Lawrence/ Robert M. Lawrence
  • “Manual de Lactancia Materna: de la teoría a la práctica” Asociación Española de Pediatría


escrito por

Matrona, Directora Mamis.cl

Soy matrona, egresada de la Universidad de Concepción (Chile), con mas de 35 años de profesión, 22 años en la Unidad de Neonatología del Hospital Clínico de Punta Arenas. Participé en la formación del Comité de Lactancia Materna del Hospital y fui integrante de la Comisión Regional de Lactancia Materna, esto me permitió asistir y organizar cursos de lactancia, a nivel regional y nacional, con el interés permanente de aprender, fomentar y difundir la lactancia materna entre el personal de salud.

3 Responses to “Ventajas de la Lactancia Materna Prolongada”

  1. cynthia

    Me parece muy interesante el articulo ya que yo tengo un bebe de una año y ocho meses y todavia toma pecho, quizas puedo parecer ignrante pero no sabia que la leche materna a lo largo del tiempo seguia manteniendo su calidad.

    Responder
    • Coty

      Cynthia: Una de las características principales de la leche materna es su "variabilidad", lo que significa que cambia según las necesidades del niño, en la medida que el niño crece disminuye la cantidad de la leche producida, pero se mantienen los componentes inmunológicos, eso permite que disminuyan los riesgos de infección en el niño amamantado; además de que el niño sigue muy cerquita de su mami recibiendo todo el apoyo emocional tan necesario en los primeros años.

      Responder
  2. Daniela Ávila

    Hola…. quisiera agradecer porque este tipo de articulos fortalece mis ganas de continuar con lactancia materna para mi hijo… a pesar que pareciera que todo el entorno no le toma el valor de la lactancia materna.

    Quisiera hacer una consulta muy importante… Mi bebe cumplirá un año en una semana "el 03 de septiembre", hasta hoy sigue con leche materna. Esta última fué exclusiva hasta los 6 meses, a esa edad se le incorporó el almuerzo y a los 8 meses la cena. Ambas constan de 200 ml de crema de verduras con posta o pollo + postre 100 ml de pera con ciruela y pepino dulce.

    La verdad es que me encantaría priorizar la lactancia materna, pero en su control sano del 01 de junio mi bebe media 69.5 cm y pesaba 9.120 kg y hoy pesó 9.350 y midió 74 cm. Su pediatra me dice que aumentó muy poquito de peso en todo este tiempo… a pesar de estar hoy dentro de los rangos normales.

    Producto de esta situación su pediatra recomendó leche nidal 6 medidas + nestum plus avena ciruela 2 medidas en 240 ml de agua… 3 veces al día + su almuerzo y cena…….. y según esto no me da alternativa para continuar con la lactancia materna.

    Quisiera saber cual es su opinión… yo no quiero que mi bebe quede con hambre, pero tampoco me gustaría quitarle todas las tomas de pechito, además debo comentar que a mi bebe le cuesta hacer sus deposiciones, pero con la alimentación reemplazando arroz y fideos por avena e incorporando ciruelas al postre lo a podido superar y temo que la leche por tener hierro lo estriña.

    Se despide agradecida.

    Daniela Ávila.

    Responder

Deja una Respuesta