Lactancia Materna y obesidad infantil

La leche materna es el alimento más completo, adecuado y de características únicas con las que puede ser alimentado un bebé, su  composición es tan grandiosa y específica que es capaz de sostener la vida de manera independiente. Cubre en su totalidad las necesidades nutricionales del niño durante los primeros seis meses de vida. Por otro lado, le entrega propiedades inmunológicas inmejorables que lo protegen de enfermedades.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), recomiendan la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses de vida y de forma complementaria hasta los dos años o más.

Entre los beneficios de la lactancia materna, se cuenta la protección contra la obesidad y sus efectos a futuro. La revista Nature Reviews destacó el trabajo realizado por el equipo del doctor Andreu Palou en la Universidad de las Islas Baleares, donde se reafirma que la leche materna previene al bebé de tener obesidad y los problemas derivados de ella a lo largo de su vida.

La responsable de este beneficio es la leptina, proteína que no se encuentra en las formulas lácteas, regula el apetito y aumenta la lipólisis, entre otros. La investigación es el resultado de diez años de estudio. La ingesta de leptina en la leche materna, afectaría a los centros cerebrales del hambre y del peso corporal. El efecto duraría hasta la vida adulta, protegiendo al niño de las enfermedades derivadas de una dieta rica en grasas, como la estenosis hepática y algunas complicaciones metabólicas.

El niño nace en un estado de relativa inmadurez en sus órganos, los riñones y el hígado aun no son todavía capaces de procesar alimentos altos en proteínas, por otro lado el cerebro continuará madurando durante los siguientes dos años. Aquí es donde toma profunda importancia la especificidad de leche. Las fórmulas lácteas son alimentos que provienen del procesamiento de leche de vaca. La leche humana es la más baja en proteínas y la más alta de todas en contenido de lactosa, necesaria para el desarrollo apropiado de cerebro.

Los niños que son alimentados con fórmulas lácteas son generalmente  estimulados a “tomarse toda la papa”, lo cual los perjudica en la ingesta de calorías, ya que las leches artificiales tienen un mayor aporte. Esto a mediano plazo deteriora los mecanismos de control de la saciedad, por lo tanto tienden a consumir mayor cantidad de alimento. En cambio, los que son amamantados regulan por sí solos su capacidad de alimentarse, avisando cuando quieren mamar y recibiendo la leche a la hora y temperatura ideal, afianzando aun más los lazos de apego con su madre.

Incentivemos la Lactancia Materna , protejamos y apoyemos a las madres que amamantan.

Pamela Godoy Q. (nutricionista)
Claudia Serrano M. (egresada de Nutrición y Dietética)

www.nutriamiga.cl

Referencias

  • Organización panamericana de la Salud OPS. Cuantificación de los beneficios de la lactancia materna: reseña de la evidencia”.1ª.ed. Washington, D.C: panamericana de la Salud, 2002.
  • Organización panamericana de la Salud OPS. La alimentación del lactante y del niño pequeño”.1ª.ed. Washington, D.C: Organización mundial de la salud, 2010.
  • La naturaleza repasa la gastroenterología y Hepatologia 7, 359 (julio de 2010) | doi: 10.1038/nrgastro.2010.92


escrito por

Nutricionista

Deja una Respuesta