El Apego

Entre las necesidades básicas del ser humano se encuentran la necesidad de alimentarse y el apego entre la cría y un adulto de su misma especie. Ambas necesidades son satisfechas por la lactancia materna.

La capacidad de apego empieza a manifestarse desde la infancia con los juegos infantiles en que los niños asumen roles de papá y mamá.

En la adolescencia nos visualizamos teniendo una familia y cuidando a nuestros hijos, más adelante con nuestras parejas hacemos planes de lo que será la vida en común y el cuidado de los hijos.

Durante el embarazo, la madre inicia el apego con su bebé desde la confirmación de ese embarazo, con la asistencia a sus controles, con la preocupación por aprender a cuidarse durante su gestación, a atender a su hijo cuando éste nazca. Se hace más evidente el apego prenatal al comenzar a sentir los movimientos fetales porque ya existe la evidencia de un nuevo ser, independiente, con movimientos y vida propia.

El apego se hace palpable con el nacimiento de nuestro bebé, tanto el hijo como la madre desarrollan toda su capacidad sensorial: se olfatean, se tocan, se miran, se escuchan… se empiezan a conocer en toda su plenitud.

Inmediatamente después del nacimiento, aprovechamos de realizar el contacto piel a piel entre la madre y su bebé. Durante la primera hora el niño/a está despierto, activo, con sus ojos abiertos busca a su mamá, mira los pezones y la aréola materna que se han pigmentado durante el embarazo para que su bebé los visualice, el recién nacido olfatea la leche materna y el especial olor que despiden las glándulas que rodean el pezón, sólo necesita llegar hasta el pezón y empezar a succionar.

Es importante que el padre participa de todos estos momentos acompañando a la mamá en los controles de embarazo, participando en el trabajo de parto, conociendo a su hijo, ayudándola en el cuidado de su bebé… los tres tienen mucho que aprender.

 



escrito por

Matrona, Directora Mamis.cl

Soy matrona, egresada de la Universidad de Concepción (Chile), con mas de 35 años de profesión, 22 años en la Unidad de Neonatología del Hospital Clínico de Punta Arenas. Participé en la formación del Comité de Lactancia Materna del Hospital y fui integrante de la Comisión Regional de Lactancia Materna, esto me permitió asistir y organizar cursos de lactancia, a nivel regional y nacional, con el interés permanente de aprender, fomentar y difundir la lactancia materna entre el personal de salud.

Deja una Respuesta