Los organismos nacionales e internacionales de salud recomiendan como la alimentación óptima, la lactancia materna exclusiva desde el nacimiento hasta los 6 meses y luego mantener la lactancia materna hasta los 2 años o más, agregando la alimentación complementaria.

La salud y la nutrición de la madre previo y durante el embarazo y la alimentación del niño los primeros 2 años son fundamentales para el  crecimiento y desarrollo óptimos de ese niño/a. Los estudios demuestran que en estos primeros años pueden ocurrir fallas de crecimiento y deficiencias de nutrientes, que llevan a alteraciones del desarrollo intelectual y motor, lo que disminuye la capacidad de trabajo y pueden generar las enfermedades no transmisibles de la edad adulta.

La leche materna es el único alimento que satisface todos las necesidades nutricionales en los primeros 6 meses de vida. Hasta los 4 a 6 meses está presente un reflejo en el niño/a que permite que expulse cualquier alimento que se le coloque en la parte anterior de la boca. Alrededor de los 4 meses el niño comienza a llevarse las manos a su boca, aumenta la salivación y empiezan a aparecer los primeros dientes, esto permite una masticación rudimentaria y el cambio de consistencia de los alimentos.

Desde los 6 meses se manifiestan signos en el niño que favorecen el inicio de la alimentación complementaria: aparecen los dientes, cambia la posición de la lengua, puede masticar y el niño es capaz de diferenciar sabores, olores y consistencia de los alimentos. Es normal que el niño/a rechace los nuevos alimentos, ante lo cual los padres deben insistir con tranquilidad.

La introducción de alimentación sólida es determinante en la adquisición de hábitos alimenticios en el niño/a. Existen diferentes factores que influyen en estas conductas (genéticos, culturales, sociales, psicológicos), pero se sabe que se aprende por imitación y que los niños dependen de las decisiones de sus padres en relación a qué alimentos y en qué cantidad deben comer, por lo tanto, es conveniente que los padres recuerden algunos principios básicos a la hora de empezar a dar de comer a sus niños/as:

  • Alimentar despacio y animarlos a comer, pero sin obligarlos
  • Disminuir las distracciones a la hora de la comida (especialmente televisión)
  • Establecer una rutina flexible
  • Hablar con los niños y mantener el contacto visual
  • Aprovechar el momento de las comidas como aprendizaje
  • Si el niño rechaza algún alimento se puede probar mezclando con otro, presentándoselo en otra textura, etc

A los 6 meses el lactante puede comer papilla o puré suave, es importante que la comida no tenga grumos ni trozos de fibra. A partir de los 8 meses (cuando han aparecido los incisivos superiores) la papilla puede tener la consistencia de un puré más grueso. Cuando aparecen los primeros molares se puede dar alimentos molidos y luego de la aparición de los segundos molares su comida puede tener todos los alimentos picados.

Es importante el lavado de manos antes de preparar los alimentos y enseñarle a los niños a lavarse las manos antes de comer. Los alimentos se deben guardar en lugares seguros y servirlos inmediatamente después de su preparación.

La temperatura ideal de la comida es mas o menos 37º C. No es conveniente enfriar la comida delante del niño/a porque la espera lo inquieta y puede sufrir quemaduras.

Usar tazones o platos para servirles la comida y preferir vasos o tazas para los jugos ya que las mamaderas son más difíciles de mantener limpias. La cuchara debe ser pequeña, de contornos suaves y lisos. Dar pequeñas cantidades de comida cada vez.

Para recibir alimentación complementaria, el niño debe estar sentado, con apoyo corporal seguro y con sus manos descubiertas.

Debemos evitar darle a los niños alimentos que los pueden atorar (uvas, nueces).

Al comienzo el aseo de las mucosas se realiza con una varilla de algodón húmedo (cotonito), cuando existen solo incisivos se puede hacer aseo bucal con una gasa o un trozo de pañal y al aumentar el número de dientes limpiar con un cepillo dental suave sin pasta de dientes.

Coty Contreras



escrito por

Matrona, Directora Mamis.cl

Soy matrona, egresada de la Universidad de Concepción (Chile), con mas de 35 años de profesión, 22 años en la Unidad de Neonatología del Hospital Clínico de Punta Arenas. Participé en la formación del Comité de Lactancia Materna del Hospital y fui integrante de la Comisión Regional de Lactancia Materna, esto me permitió asistir y organizar cursos de lactancia, a nivel regional y nacional, con el interés permanente de aprender, fomentar y difundir la lactancia materna entre el personal de salud.

Deja una Respuesta