Consejos para evitar la congestión mamaria

Una complicación frecuente en las madres que amamantan, es la congestión que sienten en sus pechos por la gran cantidad de leche acumulada. Esta congestión puede ocurrir entre el 3º a 5º día post parto o en días posteriores, si no hay un buen vaciamiento de los pechos.

Las madres sienten sus pechos hinchados, duros, adoloridos y los pezones se aplanan.

La mejor manera de prevenir la congestión mamaria es poniendo el bebé al pecho con mucha frecuencia desde el nacimiento, para que vacíe bien los pechos.

Si ya existe congestión es muy probable que los pezones se vean aplanados, lo que dificulta aún más el agarre del bebé y en muchas ocasiones, hace imposible el amamantamiento.

Para aliviar la congestión, previo a dar de mamar, es necesario aplicar calor húmedo (paños con agua caliente, ducha de agua caliente), masajes manuales, extracción manual o con sacaleche para ablandar el pecho antes de la succión y así disminuir la tensión mamaria permitiendo un buen agarre del pezón.

Después que el bebé tome el pecho, disminuye las molestias la aplicación de frío durante media hora (gel frío, bolsas de hierbas o una hoja de repollo lavada y enfriada en el congelador). Si a pesar de estas medidas continúa el dolor, consulte en una clínica de lactancia, consultorio o urgencia de maternidad para que la evalúen y le descarten una mastitis.

Coty Contreras



escrito por

Matrona, Directora Mamis.cl

Soy matrona, egresada de la Universidad de Concepción (Chile), con mas de 35 años de profesión, 22 años en la Unidad de Neonatología del Hospital Clínico de Punta Arenas. Participé en la formación del Comité de Lactancia Materna del Hospital y fui integrante de la Comisión Regional de Lactancia Materna, esto me permitió asistir y organizar cursos de lactancia, a nivel regional y nacional, con el interés permanente de aprender, fomentar y difundir la lactancia materna entre el personal de salud.

Deja una Respuesta