La vinculación afectiva con el hijo comienza desde antes del embarazo cuando la madre y el padre se preparan anímicamente para asumir el rol de padres, la comunicación se inicia desde la concepción, cuando los padres hablan con el hijo/a, modifican sus hábitos, organizan sus actividades, se preparan física y mentalmente en torno al niño o niña que vendrá.

Ya en los años 70, varios médicos escribían sobre la importancia de crear vínculos entre la madre y su bebé, que se logra mediante la preparación física y nutritiva, ejercicios y prácticas de relajación, armonización, visualización del bebé y comunicación durante el embarazo.

Algunos consejos para reforzar el vínculo madre e hijo

  • La salud física:

    la madre debe cuidarse desde antes del embarazo manteniendo un estilo de vida saludable, la comida debe ser variada y nutritiva, evitando sustancias que pueden provocar daño a la madre y que pueden contaminar a futuros hijos, desde medicamentos a drogas, pasando por plaguicidas y moléculas artificiales.

  • Salud mental:

    la creación de un vínculo afectivo positivo entre la madre y su bebé, es una condición para que el hijo se vincule con otras personas. Una de las grandes sorpresas sobre la vida en el útero es que el feto siente emociones y las expresa desde los 3 meses de gestación.
  • Comunicación con el niño:

    Desde el tercer mes el feto ya escucha conversaciones (reconoce el tono emocional y va organizando su sistema emocional según estas experiencias) Reconoce las voces de los padres, establece los primeros vínculos emocionales con otras personas y adquiere las bases de la lengua hablada en su idioma materno. Se recomienda que la embarazada hable con su hijo, en todo momento en que haya silencio y ella note que su bebé está despierto,

  • Escuchar música:

    la música que escucha la embarazada es recordada por el niño/a. El objetivo es cultivar su inteligencia y creatividad y además ofrecerle un mensaje de bienestar y acogimiento. Una buena idea es cantarle canciones de cuna o creadas por la madre pensando en su niño.

  • Ejercicios de respiración y relajación:

    que permiten visualizar a su bebé, le envían oxígeno y le entregan mensajes positivos de amor y esperanza.

  • Existen conexiones mentales, emocionales y sensoriales que se transmiten entre la embarazada y su hijo o hija que debemos aprovechar para una mejor comunicación desde la gestación.

    Coty Contreras



escrito por

Matrona, Directora Mamis.cl

Soy matrona, egresada de la Universidad de Concepción (Chile), con mas de 35 años de profesión, 22 años en la Unidad de Neonatología del Hospital Clínico de Punta Arenas. Participé en la formación del Comité de Lactancia Materna del Hospital y fui integrante de la Comisión Regional de Lactancia Materna, esto me permitió asistir y organizar cursos de lactancia, a nivel regional y nacional, con el interés permanente de aprender, fomentar y difundir la lactancia materna entre el personal de salud.

Deja una Respuesta