Es ya conocido que el embarazo trae consigo diferentes cambios en nuestro cuerpo que pueden ser notablemente visibles y otros no tan obvios, los cambios que se presentan en la cavidad bucal muchas veces no son tan visibles, por lo que es importante que aunque no tengamos signos ni síntomas visibles es aconsejable una adecuada higiene y control profesional durante nuestro embarazo.

Son muchos los mitos que rodean el embarazo y nuestra cavidad oral no esta excluida de estos, por eso es importante comprender que no necesariamente se perderá un diente por hijo, como muchas veces escuchamos, sí es importante saber que el calcio que nuestro hijo o hija necesita lo obtendrá de nuestra dieta, huesos o suplementos que estemos ingiriendo, no de nuestros dientes.

Los cambios hormonales que se generan en la saliva es una de las principales causas de aumento de aparición de enfermedad periodontal (sangramiento de las encías) y caries, por proporcionar un ambiente favorable para la proliferación de bacterias patógenas.

Los principales problemas que se presentan, entonces, son:

Gingivitis, inflamación de las encías que es producido por acumulación de placa bacteriana en el diente en la zona próxima a la encía, generando una reacción de inflamación exagerada por parte de ésta, la cual disminuirá luego del embarazo. Una complicación de la gingivitis es la periodontitis en la cual si no se realiza un tratamiento profesional de limpieza se podría eventualmente perder la pieza dentaria por perdida del hueso que soporta el diente. El exceso de factores inflamatorios presentes en la sangre, producto de la enfermedad periodontal, podrían desencadenar un parto prematuro.

Otro de los problemas comunes es la aparición de caries causado probablemente por cambios conductuales desencadenado por decaimiento y malestar en general que produce una alteración en nuestros hábitos de higiene quizás reduciendo los tiempos de limpieza durante el día, donde los alimentos pasaran mayor tiempo sobre la superficie dentaria provocando ácidos que van disolviendo la estructura dentaria y dejándola propensa a la formación de caries.

Cuidados

Por todo esto es importante que mantengamos hábitos de cepillado frecuente, luego de cada comida, incluyendo meriendas. Buena técnica de cepillado que involucra:

  • Cepillar por dentro, sobre y por fuera las superficies dentarias, por lo menos durante 3 minutos.
  • Utilizar pastas dentarias con contenido de flúor.
  • Uso de hilos dentales por lo menos una vez al día preferentemente en la noche.
  • Realizar programa de higiene por profesional para eliminar sarro existente y reforzar hábitos de limpieza.

Siguiendo estas pautas podremos disminuir notablemente los problemas que podríamos observar en nuestra cavidad bucal durante nuestro embarazo.

Dra. Karla Cárcamo V.
Cirujano Dentista
Participante en gimnasia pre y post natal en mamis.cl



escrito por

Matrona, Directora Mamis.cl

Soy matrona, egresada de la Universidad de Concepción (Chile), con mas de 35 años de profesión, 22 años en la Unidad de Neonatología del Hospital Clínico de Punta Arenas. Participé en la formación del Comité de Lactancia Materna del Hospital y fui integrante de la Comisión Regional de Lactancia Materna, esto me permitió asistir y organizar cursos de lactancia, a nivel regional y nacional, con el interés permanente de aprender, fomentar y difundir la lactancia materna entre el personal de salud.

Deja una Respuesta