Drenaje linfático:

El drenaje linfático es el aliado perfecto para las futuras mamás. Consiste en un masaje superficial sobre la piel de las extremidades, el cual contrarresta el estancamiento de líquidos y favorece la asimilación de ellos, dando como resultado la disminución de volumen y alivio.

 

Beneficios:

  • Refuerza el sistema inmunológico.
  • Elimina toxinas proporcionando a la piel un mejor aspecto.
  • Reestablece la circulación sanguínea.
  • Finalmente la futura mama logra relajar mente y cuerpo.

 

Es habitual que durante el embarazo sufras retención de líquidos, que en consecuencia originan una serie de síntomas molestos. Si tienes una vida sedentaria y ganas excesivo peso durante el embarazo se favorece la retención de líquidos, que se traduce en la sensación de pesadez en tu cuerpo, de cansancio y el síntoma más claro, tener las piernas y los tobillos hinchados.

Normalmente durante el embarazo, puedes llegar a retener hasta un litro de líquido por día y llegando la noche notas cierta hinchazón en los tobillos. Pero tras el descanso nocturno, esa hinchazón debe bajar, si no es así, entonces sufres una excesiva retención de líquidos.

El Drenaje Linfático trata de prevenir esa hinchazón mediante movimientos manuales realizados por profesionales sobre el sistema linfático. Estas maniobras, canalizan el líquido hacia el torrente sanguíneo, para que pueda ser eliminado del cuerpo.

Es ideal que la madre se haga masajes al menos una vez a la semana, y complemente con caminatas que ayudan a evitar el estancamiento de la linfa. También se recomienda utilizar geles descongestivos, a base de vegetales.

Debes consultar con tu médico de confianza ya que estas prácticas no se pueden realizar en embarazos de alto riesgo, si estás cursando una infección o padeces alguna enfermedad, cardíaca o renal.

 

Pamela Oyarzo
Kinesióloga



escrito por

Administrador de Mamis.cl

Deja una Respuesta