Hemos estado esperando a nuestro hijo o hija por mucho tiempo (muchas veces antes de que se hiciera realidad nuestro embarazo), tenerlo/a en nuestros brazos es una gran alegría, pero también una gran inseguridad ante los cuidados que le daremos al llegar a nuestra casa. Una de las preguntas que nos hacemos es ¿seré capaz?… yo creo que la mayoría de las veces aprendemos con nuestro primer hijo a reconocer sus necesidades y como satisfacerlas.

Un recién nacido tiene que crear las bases para un buen desarrollo físico, psico-emocional, intelectual y social, a través de sus sentidos va descubriendo el medio que lo rodea, integra sus conocimientos para superar etapas, pero siempre es fundamental que sus padres y/o adultos que le cuidan reconozcan sus necesidades y lo apoyen en el desarrollo de sus habilidades.

 

¿Qué necesita un bebé que acaba de nacer?

Tu hijo o hija necesita sentirse querido, incluso desde antes de nacer, sentir que lo esperan, escuchar la voz de su madre y de personas cercanas y después que nace necesita que lo tomen en brazos, que le hablen, que le hagan cariño, sentir el calor y el amor de sus padres, de sus abuelos, de sus hermanos mayores. El vínculo afectivo que la guagua crea con sus padres y/o abuelos le da confianza en sí mismo, favorece su desarrollo afectivo, su autoestima, la capacidad que tendrá para superar situaciones conflictivas cuando sea mayor.

 

El mejor alimento

La leche materna es el mejor alimento que el bebé puede recibir desde que nace, los organismos internacionales de salud (OMS,UNICEF) y sociedades científicas (Sociedad Chilena de Pediatría) recomiendan que se inicie durante la primera hora de vida, se continúe en forma exclusiva durante los primeros 6 meses y luego el lactante tome pecho junto con alimentación semisólida. La leche materna entrega muchos beneficios al recién nacido, por ejemplo: lo defiende contra infecciones respiratorias y digestivas, disminuye el riesgo de alergias, favorece su desarrollo intelectual, el apego con sus padres, disminuye el riesgo de enfermedades de la niñez y de la etapa adulta, también tiene beneficios para la madre, por eso les recomiendo que si existen complicaciones con la lactancia materna consulten en forma precoz para tratar de solucionar esas dificultades y puedan continuar amamantando.

 

¿Por qué llora?

El llanto del bebé preocupa a los padres, a los abuelos y a todos los adultos que están cerca, el llanto es su primera forma de expresión, lo primero que iremos aprendiendo es a reconocer los diferentes tipos de llanto de nuestro bebé, no siempre lloran por hambre, puede tener gases, quizás tiene sueño, les puede molestar el pañal sucio, pueden tener alguna ropa apretada, pueden tener frío o calor, a algunos bebés les molesta que los estimulen demasiado… ¿Qué puedes hacer? busca la causa del llanto y si la encuentras la solucionas, pero si continúa llorando le tomas en brazos, háblale con cariño y lo más tranquila que puedas, le ofreces el pecho, puedes contenerlo doblando sus brazos y piernas hacia su cuerpo y lo envuelves con una manta, puedes mecerlo con suavidad. Si a pesar de estas medidas no se calma, puede tratarse de cólicos o de algún malestar o dolor (entonces es preferible que consultes a un/a pediatra).

 

¿Gases?

Una de las molestias más frecuentes de las guaguas son los gases, sobretodo al comienzo los papás no logran que sus bebés los eliminen, mi consejo es que lo coloques apoyado en tu pecho cerca de tu hombro y le hagas masaje en la espalda desde abajo hacia arriba, este masaje no debe ser superficial porque no se movilizarán los gases. Otra manera es sentar al bebé sobre nuestras piernas, apoyado en nuestro brazo y hacer el masaje en su espalda.

 

Cólicos

Los cólicos provocan un llanto frecuente en los bebés y que cuesta calmar, muchas veces se relacionan con mala técnica de alimentación, (por un mal agarre o porque tragan mucho aire al alimentarse), o porque están recibiendo fórmula. Si es muy molesto para su bebé, consulten al pediatra para que lo evalúe.

 

Limpieza

La piel del recién nacido es muy delicada, les recomiendo limpiarla diariamente con agua tibia, dejar bien secos los pliegues para luego lubricarlos con un aceite natural (personalmente prefiero el aceite pepita de uva).

Para mudarlo, colocamos a nuestro bebé de espalda sobre una superficie firme, soltamos el pañal sucio, levantamos sus piernas para retirar el pañal sacando la mayor cantidad de deposiciones con el mismo pañal, limpiamos su zona genital con un paño o algodón húmedo, o con toallitas desechables. Si es una niña el aseo se hace desde adelante hacia atrás, usando un nuevo algodón o toallita cada vez que le limpias. Si es niño no es necesario correr el prepucio hacia atrás. Secas bien toda la zona y colocas un pañal limpio.

Cuando tu bebé nace se le deja un pedacito de cordón umbilical, en cada muda se limpia la base del cordón con algodón y alcohol al 70 % , al mudar a tu bebé deja el cordón fuera del pañal para que seque y caiga más rápidamente. Después de caído el cordón se continúa el aseo del ombligo hasta 3 a 5 días.

 

El primer baño

El primer baño del bebé se realiza 2 ó 3 días después de caído el cordón, les recomiendo reunir todo lo necesario previo al baño (jabón, champú, toalla, ropa) prefieran una pieza temperada (24º), sin corrientes de aire, coloquen la tina sobre una superficie segura y a una altura cómoda, el baño debe ser con agua tibia, casi a la temperatura de nuestro cuerpo (30 – 36º C ), con jabón neutro (de afrecho o glicerina), que el baño sea de pocos minutos para que su guagua no se enfríe, es preferible que los primeros baños lo hagan entre 2 adultos y que el bebé nunca quede solo en la tina.

 

Los pequeños detalles

Es frecuente que los bebitos tengan secreciones nasales, les cuesta respirar o les impide tomar pecho, por esto es necesario limpiarles con torulitas de algodón con agua con sal o suero fisiológico.

Cuando son muy pequeñitos es más difícil cortar las uñas, al comienzo basta con limarlas con una lima de cartón, luego aprovecha mientras duerme tu bebé para cortárselas.

Se recomienda acostarlos en su cuna, de espalda, sin almohadas ni cojines alrededor, con el colchón levantado entre 30 a 45º y cambiar el sitio de apoyo de su cabeza.

Ojalá no use chupete de entretención hasta varios días después de nacido, cuando toman al pecho lo hacen de una manera (masaje al pezón) y el chupete lo succionan, si le colocas chupete desde el comienzo tendrá una confusión al momento de mamar y hará un mal agarre del pezón provocándote dolor.

 

Recuerda

Aprovecha de descansar cada vez que tu guagua duerme.
Antes de tomarlo en brazos, lava tus manos con agua y jabón o usa alcohol gel.
Lava su ropa con jabón hipoalergénico suave y enjuágala bien.
Usa calefacción que no contamine.
Que nadie fume dentro de la casa.



escrito por

Administrador de Mamis.cl

Deja una Respuesta